Blogia

Encuentros en la tercera clase

Haikus Japoneses

Haikus Japoneses

Hoy nos hemos levantado conmocionados por la terrible noticia que nos han traído desde Japón.   Y posiblemente las noticias que nos lleguen en los días venideros no serán mejores tal y como se nos presenta el panorama.

Es curioso como el ser humano cree que puede afrontar cualquier guerra, máxime oyendo las noticias que nos asaltan en las últimas semanas, sin embargo en las batallas que nos va presentando la naturaleza siempre pierde el mismo bando, llevándose cientos de vidas de un plumazo.  La ciencia y la tecnología colocan al hombre en un peldaño superior frente a la violencia que en ocasiones desata el planeta, sólo hay que ver videos en los que edificios se tornan flexibles desafiando a cualquier ley de la física, sin embargo parece que frente al poder del agua todos reblamos.  Es escalofriante compartir la impotencia de personas, que afortunadamente conservan la vida, batiendo pañuelos en señal de auxilio desde lo que parece ser un edificio emergiendo en un mar de nada.

Japón, un país por el que profeso un amor especial desde siempre, hoy está de luto, y he querido rendir un humilde homenaje recordando versos preciosos importados desde el país del sol naciente. Los haikus.

3 5 7 5

3 versos

5 sílabas

7 sílabas

5 sílabas

La asimetría dentro de la simetría en un poema sencillo, de inspiración natural y con gran carga espiritual, propia de las filosofías zen.  Sus cuatro maestros creadores: Masho, Buson, Kobayashi y Shiki, han dejado legados de Haikus maravillosos incluso traducidos.  Una pena no conocer la lengua japonesa para comprender la belleza del original (forma parte de la complejidad de las traducciones máxime trantando de poesía).

Por la ventana

se cuelgan las estrellas

cuentos de sueños


Enamorado

llevo toda la noche

tumbado al sol

(de 39 haikius de Fernando Menéndez)

 

La muerte invade

de vez en cuando el sueño

y hace sus cálculos

 

las hojas secas
son como el testamento
de los castaños

(Mario benedetti)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

José Antonio Labordeta

José Antonio Labordeta

Hacía muchos meses que este blog parecía dormido. Las prisas, los agobios, la apatía lo abocó a unos meses de letargo, que sin embargo, espero finalizar en este mismo instante

Quiero comenzar este nuevo curso recordando a alguien especial, que hace un mes nos dejó tras una larga enfermedad que lo fue mermando hasta arrebatárnoslo.

Hoy vuelve a ser noticia, ya que más de 15.000 han sido recogidas para que "Canto a la libertad", sea el himno oficial de Aragón y este viernes se presenta en el parlamento autonómico.  Sea lo que sea, dejo aquí unos versos del poeta, cantautor, político, orador, historiador, maestro, y en definitiva, la voz de Aragón:

 

Acuérdate de cuando fuimos niños
los turbios niños
de cuando fuimos vivos
por pura complacencia del destino.
Mudos.
Turbios niños
Callados
cuando fuimos niños
Creciendo
silenciosamente educados.
Nunca
fuimos realmente niños
en mitad del dolor amargo
de las guerras.
¿Y ahora?
nunca seremos nada
Nunca
es imposible así
con este aire de injusticia
brutal acometida
ante los ojos.
Acuérdate de cuando turbios
niños fuimos despoblados.
Nada como entonces
a pesar de todo.

***************************

Apenas un recuerdo, un vago sueño
de pasados domingos sin iluminarias
donde los camareros se aburrían
en establecimientos de segunda categoría.

Todo lo demás es un recuerdo nostálgico
de prensados días escolares
en el juvenil guardapolvo de los lunes.

Un sueño escaso de lluvias impares,
de noches inconclusas en mi pijama a rayas,
de furtivas huidas sin permiso
y, quizás, de algún funeral sin esperanza.

Años cautivos que huyeron de nosotros
a través de uno textos donde puede leerse:

Hoy no llueve... Domingo...
Quizás mañana muertos...
Mi padre me ha pegado...
Ya no hay amor... La una menos diez...
Huimos...
Y huimos para siempre.

*******************

Se han marchado todos
y nadie ha vuelto
para cerrar la puerta.
Esta, vieja y desguazada,
golpea contra el viento
en las noches de asombro
como si nadie la quisiera oír,
como si todos los páramos del tiempo
se encerrasen aquí,
sobre estas galerías de casas agrietadas.
Y lejos,
más allá de las últimas carrascas,
alguien recuerda la cama
donde fue concebido con tristeza.

********************

Año Hernandiano

Este año, además de ser devastador en cuanto a fenómenos atmosféricos se refiere: la reciente ciclogénesis explosiva (parece un nombre parido en los estudios de cine de hollywood), terremotos que nos han conmovido y que parecen reproducirse como queriendo llamar la atención ante tanta convulsión social, tsunamis que se avecinan... devastador también en cuanto a economía se refiere (no voy a hacer más mención porque el tema ya comienza a oler a revenido), en cuanto a sociedad (guerras que dicen no serlo, guerras latentes que por ser perennes ya ni nos llaman la atención, problemas de civilización en países que se llaman a sí mismo civilizados, enfermedades que amenazan y que nos tienen en vilo, gobiernos que no se aclaran, oposiciones que hacen buen uso de su denominación y no paran de oponerse por sistema...)... además y entre todo, hay algo que celebrar.

Pues bien, en medio de todo este jaleo se conmemora el centenario de, para mí, uno de los poetas más grandes (a pesar de joven) que ha se ha parido en nuestro país: Miguel Hernández

Dice Serrat, cantautor que en su memoria ha sacado a la venta hace pocos días un homenaje cantado a su obra, que "Miguel tiene mala suerte incluso 100 años después". Y es que la realidad que pocas vidas han sido tan desgraciadas y nos han dejado tantas palabras de esperanza, de lucha y de reivindicación. El "poeta del pueblo" como así lo han denominado; que luchó más con la pluma que con las armas a pesar de ser miliciano. Y que siguió escribiendo hasta el último día, transformando sus lágrimas en tinta que dejan atrás el rencor y buscan conmover y mostrar la realidad suya y de su alrededor.

Muchas personas lo han comparado con otros grandes, como Machado, Neruda, sin embargo, la trayectoria llena de trabas, obstáculos y mala suerte como tuvo Miguel Hernández hace que su historia sea incomparable. Pues ya lo decía uno de sus poemas, una de sus grande heridas, fue la vida…

En poco más de 12 años dedicados a la poesía y el drama, nos ha dejado uno de los legados más valiosos de la poesía española. Y es que con 31 años y después de sufrir prácticamente cuantos vivió, murió en una cárcel (eufemísticamente llamada "reformatorio para adultos") habiendo sido privado desde tiempo atrás de la libertad, la compañía de su esposa e hijo y el contacto con su pueblo y su gente.

Encarcelado en más de una ocasión, condenado a muerte aunque conmutada la pena, sintiendo el dolor, supongo más terrible para cualquier ser humano, de perder a un hijo, sufriendo la penuria y hambruna de su familia entre rejas, murió según dicen con los ojos abiertos; seguramente aferrándose hasta el último momento a la vida y para contemplar un mundo para nada justo con él, y a quien a pesar de todo, ha dejado un regalo a todos los que habitamos y habitarán en el futuro.

Uno de los implicados en la comuta de su pena, Pablo Neruda, escribió unos versos que hablan más de lo que escriben:


“Llegaste a mí directamente del Levante. Me traías,/ pastor de cabras, tu inocencia arrugada,
la escolástica de viejas páginas, un olor/ a Fray Luis, a azahares, al estiércol quemado
sobre los montes, y en tu máscara / la aspereza cereal de la avena segada
y una miel que medía la tierra con tus ojos.
También el ruiseñor en tu boca traías. / Un ruiseñor manchado de naranjas, un hilo
de incorruptible canto, de fuerza deshojada./ Ay, muchacho, en la luz sobrevino la pólvora
y tú, con ruiseñor y con fusil, andando/ bajo la luna y bajo el sol de la batalla. (…)
No he visto deslumbradora raza como la tuya, / ni raíces tan duras, ni manos de soldado,
ni he visto nada vivo como tu corazón / quemándose en la púrpura de mi propia bandera.
Joven eterno, vives, comunero de antaño, / inundado por gérmenes de trigo y primavera,
arrugado y oscuro, como el metal innato, / esperando el minuto que eleve tu armadura. (…)
Que sepan los que te mataron que pagarán con sangre. / Que sepan los que te dieron tormento que me verán un día.
Que sepan los malditos que hoy incluyen tu nombre / en sus libros, los Dámasos, los Gerardos, los hijos
de perra, silenciosos cómplices del verdugo, / que no será borrado tu martirio, y tu muerte
caerá sobre toda su luna de cobardes. / Y a los que te negaron en su laurel podrido,
en tierra americana, el espacio que cubres / con tu fluvial corona de rayo desangrado,
déjame darles yo el desdeñoso olvido / porque a mí me quisieron mutilar con tu ausencia.”
Pablo Neruda


Habría que mencionar también al poeta Vicente Alexandre, sin el cual, su obra posiblemente no habría llegado hoy tal y como la podemos disfrutar, pues él fue quien tras su muerte, reorganizó sus poemas para poder ser editados.
A continuación, hago una breve selección a la que espero que aportéis las vuestras.

“Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién, / quién levantó los olivos?
No los levantó la nada, / ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada, / el trabajo y el sudor. (…)
Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién / amamantó los olivos?
Vuestra sangre, vuestra vida, / no la del explotador
que se enriqueció en la herida / generosa del sudor.
No la del terrateniente / que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente, / que os redujo la cabeza.(…)
¡Cuántos siglos de aceituna, / los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna, / pesan sobre vuestros huesos!
Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién, / de quién son estos olivos? (…)


“La cebolla es escarcha / cerrada y pobre:
escarcha de tus días / y de mis noches.
Hambre y cebolla: / hielo negro y escarcha / grande y redonda.
En la cuna del hambre / mi niño estaba.
Con sangre de cebolla / se amamantaba.
Pero tu sangre, / escarchada de azúcar, / cebolla y hambre.
Una mujer morena, / resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo / sobre la cuna.
Ríete, niño, / que te tragas la luna / cuando es preciso.”

“Todas las madres del mundo/ ocultan el vientre, tiemblan,
y quisieran retirarse, / a virginidades ciegas,
el origen solitario / y el pasado sin herencia.
Pálida, sobrecogida / la fecundidad se queda.
El mar tiene sed y tiene / sed de ser agua la tierra.
Alarga la llama el odio / y el amor cierra las puertas.
Voces como lanzas vibran, / voces como bayonetas.
Bocas como puños vienen, / puños como cascos llegan.
Pechos como muros roncos, / piernas como patas recias.
El corazón se revuelve, / se atorbellina, revienta.
Arroja contra los ojos / súbitas espumas negras.”

“Abrazado a tu cuerpo como el tronco a su tierra, / con todas las raíces y todos los corajes,
¿quién me separará, me arrancará de ti, madre? (…)”

“La vejez en los pueblos.
El corazón sin dueño.
El amor sin objeto.
La hierba, el polvo, el cuervo. / ¿Y la juventud?
En el ataúd.
El árbol, solo y seco.
La mujer, como un leño
de viudez sobre el lecho.
El odio, sin remedio. / ¿Y la juventud?
En el ataúd.”

“Tristes guerras / si no es amor la empresa.

Tristes. Tristes.

Tristes armas / si no son las palabras.

Tristes. Tristes.

Tristes hombres / si no mueren de amores.

Tristes. Tristes.”


“No conoció el encuentro / del hombre y la mujer.
El amoroso vello / no pudo florecer.
Detuvo sus sentidos / negándose a saber
y descendieron diáfanos / ante el amanecer.
Vio turbio su mañana / y se quedó en su ayer. / No quiso ser.”


“Llegó con tres heridas: / la del amor, / la de la muerte, / la de la vida.
Con tres heridas viene: / la de la vida, / la del amor, / la de la muerte.
Con tres heridas yo: / la de la vida, / la de la muerte, / la del amor.”

Pasemos página, que tengo ganas de seguir leyendo

Pasemos página, que tengo ganas de seguir leyendo

Dejamos atrás ya el año 2009, un año para olvidar o quizá para recordar. En mi caso, y de manera personal optaré por el segundo, sin embargo, como miembro de una sociedad que ha demostrado tenerse en alfileres, habría que decantarse por lo primero.
Comienza por tanto un 2010 que si bien va cargado de esperanzas (como cualquier otro nuevo año en su estreno), éste si cabe más. Dice la corriente mística de la Kabala, que este año vendrá cargado de buenas intenciones y oportunidad, dado que sus cifras suman tres. Como mi tendencia natural no es fiarme de la mística, diré que como sus cifras suman 3, es múltiplo de 3 y por tanto me quedaré con la parte científica de la cifra...

Recuerdo que de pequeña que hablasen del año 2000 sugería un mundo futurista y cargado de avances científicos. Supongo que era lo que nos vendían a través de películas de ciencia ficción (por las cuales siempre he sentido mucha atracción). Cuando te evocaban el año 2010 o 2020 era ya la "re-leche". Teletransportadores, mononaves voladoras para ir a trabajar, viajes en el tiempo, escáneres para el acceso a cualquier zona (parece que eso está más cercano gracias, como no, a nuestros paisanos americanos), casas inteligentes... si bien no somos conscientes en ocasiones de lo lejos que ha llegado el ser humano. A veces incluso demasiado lejos.

En ocasiones me pregunto cómo sería el mundo si yo hubiera sido la responsable de los avances tecnológicos. Posiblemente objetos o herramientas que nos parecen tan básicos como la rueda, la pintura, la música, el paraguas o incluso el tenerdor se me podrían haber ocurrido. Sin embargo, no solemos prestar atención de las complicaciones teconológicas tan abrumadoras que tienen aparatos de uso cotidiano y que no nos suscitan ningún entusiasmo: el coche, la luz eléctrica, un sintetizador, un ordenador, una placa de inducción... posiblemnente si a George Lucas o a Stanley Kubrick en su día les hubieran avisado del momento teconológico que realmente estamos viviendo en el presente (futuro para ellos), pensarían que nosotros sí que les estaríamos hablando de ciencia ficción.

A parte de todo ello, el presente año del tigre también nos enseña que hemos ido muy, pero que muy, lejos. Y no solo en lo referente a la tecnología. SI no también en lo más bajo, rastrero e inhumano. Como siempre la doble cara del depredador, solo que en nuestro caso, ya nos hemos convertido en carroñeros.
EN las mencionadas películas de mi infancia se hablaba de las conquistas espaciales, del salvamento de la tierra y la raza humana frente a invasiones alienígenas o hacia catástrofes naturales, se hablaba de esperanza, de amor, de fraternidad, de hermandad... pero en ningún caso de la doble moral, de la contaminación no solo terrestre, sino espacial, de la destrucción del planeta, del calentamiento provocado de en tierra y la impotencia de no poder hacer nada frente a cientos de miles de muertes; ni del odio, de las ansias de poder, de las vejaciones a seres de nuestra propia especie por intereses materiales, del imperialismo, de la envidia, de la codicia,... quizá se les olvidó mencionarlo.

Como he dicho antes, cualquier año nuevo que se estrene es buen momento para reflexonar y plantearnos qué podemos aportar para mejorarlo. Para que la historia que todos, poco a poco ayudamos a escribir, sea mejor. Evitemos caer en los típicos tópicos de ir al ginmasio o dejar de fumar, pues si bien está claro que no se cumplen, no forman parte sino de la responsabilidad individual de cada uno.
Me voy a permitir el lujo de lanzar unos pocos deseos en voz alta, para que lo escuchemos todos y se me rebata o apoye según cada uno...

"Me gustaría que este año todos hicieramos un poco de reflexión, que valorásemos si nuestras actuaciones realmente son positivas (y no me refiero solo para uno mismo, sino para el conjunto de ciudadanos):
Que utilizásemos los 7 sentidos: el de la vista, el gusto, el tacto, el oído, el olfato, el COMÚN y el del humor
Que impregnemos de alegría todos nuestros actos e intentemos contagiar a los que nos rodean
Que el respeto hacia los demás sea el juez de todos nuestros actos.
Que observemos por donde pasamos y valoremos lo que nos rodea
Que aprendamos a tragarnos los sapos y culebras que en ocasiones lanzamos al abrir la boca
QUe la envidia no sea el motor de nuestros actos, que los logros de los demás los hagamos nuestros
Que queramos aprender siempre, de todos y de todo.
Que sepamos que no tenemos el ombligo cuadrado, ni nosotros ni nadie.
Que aprendamos a decir que no a lo que consideremos malo sin necesidad de que otra persona nos los prohiba.
Que apreciemos el contacto con la gente, que somos más perfectos que el resto de máquinas
Que aprendamos a disfrutar sin necesidad de derroches, que el precio no hace el aprecio
Que impregnemos de ilusión todo lo que hagamos
Que ayudemos sin esperar ayuda
Que escuchemos
Que pensemos las consecuencias antes de actuar, que para algo tenemos el poder de anticiparnos
Que reflexionemos siempre acerca de todos nuestros actos y nuestras palabras
Que utilicemos todos los recursos que nos ofrece la vida con cabeza y respeto
QUe no nos dejemos influenciar por actos nebativos
Que tomemos decisiones y nos demos margen para equivocarnos
Que disfrutemos de la vida haciendo disfrutar al resto
Que pasemos por la vida sin atropellar a nadie

Que se deje de medir la cultura, la sabiduría o la personalidad por el precio.
Que el deporte nos ayude a acercar posturas y no a romperlas

Y que Mark Twain, Miguel Hernández, Chopin o Tolstoi o la infinidad de personajes ilustres que en este año están de gala por aniversario de muerte o nacimiento, se sintieran orgullosos de haber vivido en un mundo donde reine el raciocinio, el respeto, el amor por la cultura y el sentido común.

Feliz 2010 a todos

Vi-viendo libros

Del Latin "liber" (casi "libre") un libro es un objeto que, aunque a priori pueda tener un uso bastante claro: leerlo (y todo lo que de una lectura devenga: soñar, viajar, emocionarse, aprender, compartir, temer...), si dejamos volar un poco la imaginación, los usos de éste pueden ser enormes: para clazar mesas, arma arrojadiza, decoración, abanico, tienda de campaña para muñecos, para secar hojas, para guardar una carta secreta, para sentarse... pero la actividad no va a ir por ahí, sino más bien, mostrar, cuál es la obra que a nosotros, por las razones que sea, más nos ha gustado (por sus dibujos, historia, grosor, tamaño, diseño, forma, título, autor,...).

Los libros se pueden ver, y también vivir. Se pueden vi-vir o vi-ver.
Bajo este sugerente título, se ha englobado una actividad que ha implicado a los cursos de toda la etapa de primaria. Más de 300 niños han elegido su obra favorita de entre los fondos bibliotecarios y han sido retratados y posteriormente "retocados" por sí mismos a través de la plástica. Las fotografías, muestran a todos los niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años leyendo su obra favorita en la biblioteca. Estas fotografías, han sido expuestas para todo aquel que ha querido ver o verse, rodeado de libros. Así como tomar propuestas para leer ofrecidas por sus compañeros.
La muestra ha estado acompañándonos durante dos semanas, expuestas en el pasillo que nos acerca hasta el recinto de la biblioteca para poder compartir y mostrar los gustos lierarios de cada uno y de paso, guiarnos hasta el lugar donde asomarnos a los gustos de los demás, la biblioteca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A propósito de números: NÚMEROS Y VERSOS, DIVERTIDOS Y TRAVIESOS

A propósito de números: NÚMEROS Y VERSOS, DIVERTIDOS Y TRAVIESOS

Una actividad que realizamos semanas atrás tuvo también como protagonistas a los números. Esta vez, no como seres animados que se ven envueltos en situaciones curiosas, pero sí como herramienta para ordenar y enumerar objetos, personas... y servir así como esquema o esqueleto para la creación de poemas.

Todos ellos, fueron agrupados en un "libro libre" titulado: "números y versos, divertidos y traviesos" que forma parte ya de sus bibliotecas particulares que iremos engrosando a lo largo del curso.

Los resultados fueron de lo más dispar, pues cada uno plasma sus gustos e intereses. E aquí algunos de ellos. Invito a los chavales a que escriban las suyas en caso de no salir aquí reflejadas, así como otras que venga ahora a su mente.

Ismael L, nos propone un tema frutal:

Te doy una pera / y te la comes entera
Con dos sandías / floté en la piscina
Compré tres manzanas / y se las tiré encima a Ana
Con cuatro cerezas / creyó que eran berzas
Con cinco melocotones / dirigí unos aviones
Con seis albaricoques / dejé K.O. a un perrote
Con siete limones / subí a los balcones
Con ocho papayas / gané una batalla
Con nueve piñas / partí 3 costillas
Con diez uvas / me volví algo tarumba.

Y unas cuentas frutas más para Raúl P.:

Un día me comí una sandía
El Segundo día,
después de jugar al balón, me comí un melón
con tres bananas, me despierto cada mañana
El cuarto día, me cogí trenzas con unas cerezas
El quinto día
me comí un melocotón y jugué al frontón
El sexto día, con una fresa, me volví condesa
Compré siete manzanas, y se las tiré a Ana
Con ocho uvas, me volví tarumba


Candela Z, se decanta por los cantantes de moda:

Hanna Montana / se comió una manzana
Jennifer López / Se bebió dos botes
Amy MacDonald / Se comió tres mazorcas
Macacco / Se comió cuatro cascos
Penélope cruz / A las cinco, se quedó sin luz
Lady gaga / Se comió seis papayas


Y Ainara O.por otros tantos:

Mi tío es un camionero / y me presentó a Amaia Montero
Con la canción de estopa / ganó la segunda copa
A las tres me encontré un panal / Y no pude ver a Amaral
viendo la cara de Sabina / No pude comer, ni cuatro sardinas


Michelle A.
, se inspira en las flores:

A la una, te regalaré una margarita
Rita

Tus Dos manos son más hermosas
que un par de ramos de rosas

Las panadera con panes…
Y tú,
Con tus tríos de tulipanes

Cuatro lindos lirios en mi ventana
cuatro pajarillos por la mañana

Cinco pensamientos
a mi gato,
le dan un escarmiento

Seis geranios,
para mí
durante muchos años

Siete campanillas,
pequeñas y listillas

Ocho petunias
que se comen esas nutrias

Nueve amapolas
nunca viajan solas


Un poco de miscelanea para Javier O.:

Con un macarrón / me subí al avión
Hace dos días / me subí a la vía
A las tres a Salvador / se le cae el tenedor
A las cuatro a Andrés / le huelen los pies
Cinco Raúles, / caben en cinco baúles
Seis lapiceros / escriben muchos ceros
Siete amigos graciosos / me asustan haciendo el oso
El número ocho / resulta que está pocho


Y otro popurri para Salvador R.:

Con una risa / subí a la torre de Pisa
Con dos telarañas / unas pirañas
Me compré tres estuches / y me regalaron un peluche
Hace cuatro días / me encontré a mi tía
A los cinco salvadores / se le caen los tenedores
A las seis en París / siempre juegan al parchís
A la siete, / recibo un paquete
A las ocho / me como un bizcocho
A las nueve en Roma / juegan a la goma
A las diez, / me voy a Tierz


Animales, para Seguro P:

Con un enorme león, cacé un pequeño ratón
Con dos gacelas, me voy a por la cena
Con tres caballos salto y me hago daño
Con cuatro morsas, ví unas cosas
Con cinco canguros salí de un apuro
Con seis koalas, me subí a una rama
Con siete monos nos besamos todos
Con ocho ovejas yo saco pegas
Con nueve cabras me escondo tras las matas
Con diez lirones provoqué unos tifones


También para Alejandro B.:

Una rata, me clavó su pata
Dos golondrinas, se subieron a la encina
Tres gorriones, se encontraron con urones
Con cuatro avispas, me partí de la risa
Cinco lagartijas, beben en pajita
Seis Alejandros, se van alejando
Siete Ramones, comiendo jamones
Ocho sardinas, cociendo en la cocina

Y otrs versos animales para ALison S.:

Viendo a un gallo / me salió un callo
Viendo a dos monos / ponía raros tonos
Viendo a tres mariposas / me encontré con una rosa
Viendo cuatro mariquitas / me sentí muy chiquitita
Viendo cinco hienas / conseguí a una nena
Viendo seis elefantes / me olvidé de ir al baño antes
Viendo siete leones / pasaron unos camiones
Viendo ocho lagartijas / me di cuenta de que son canijas
Viendo nueve gatos / se movían un rato
Viendo diez peces / vi que son raros a veces


Iñaki O., como no, con su fútbol y su Real Madrid:

Con el número uno / Iker Casillas se va a Saturno.
Con el número dos / Miguel Torres marca gol.
Con el número tres / Pepe lo hace al revés.
Con el número cuatro / Sergio Ramos se hace un retrato.
Con el número cinco / Gago va al circo.
Con el número seis / Diarra pregunta que si corréis.
Con el número siete / Raúl y su brazalete.
Con el número ocho / Kaka chuta forzoso.
Con el número nueve / Cristiano Ronaldo se mueve.
Con el número diez / Lass puede aprender.
Con el número once / Benzema se convence.
Con el número doce / Marcelo se conoce.
Con el número catorce / Guti hace un buen toque.
Con el número quince / Dremthe juega como un lince.
Con el número Dieciséis / a Arbeloa ni lo veis.
Con el número Diecisiete / Van Nistelrrooy siempre la mete.
Con el número dieciocho / Albiol parece pinocho.
Con el número veinte / Higuaín le dice vete.
Con el número veintiuno / Metrelder felicita a Bruno.
Con el número veintidós / Xabi Alonso parece un dios.
Con el número Veintitrés / Granero como un Creps.
Con el número veinticuatro / Garay corre un rato.
Con el número veinticinco / Dudek se bebe el tinto.
Y sin número el entrenador Pelegrini / si ganan, se toma un martini


Con juegos tradicionales, Alba D nos presenta:

Con una comba reluciente / juego a que es una serpiente.
Salto salto con dos gomas / y casi me quedo en coma.
Tengo tres canicas / con las caras de mis hijas.
Con cuatro balones naranjas / juego en cuatro canchas.
Cinco niñas juegan al miliquituli / que es bastante chuli.
Jugando 6 a picapareplastilina / me pusieron como a una china.
Me cojo siete “clinex” / para montar con mis patines.
Jugamos ocho al balón prisionero / y quedó justo el primero.
Con nueve patines / me compré unos chupetes.
Con diez chapas / juega Sauras.


Y unas cuantas prendas de vestir para Aitana R:

Ponte una camiseta y un pantalón
Pero no te olvides,
del calcetín en el talón

Ponte dos camisas y unos vaqueros
pero acuérdate
de ir al peluquero

Pônte tres pendiente y un largo vestido
Porque el autobús
Ya se ha ido

Números pares, impares e idiotas

Números pares, impares e idiotas

Hace un tiempo, cayó en mis manos un libro de una originalidad e ironía maravillosas y con un gran valor pedagógico. Escrito e ilustrado por dos ases del periodismo español: Juan José Millás y Antonio Fraguas (Forges).

Se trata de una serie de cuentecillos protagonizados por simbología matemática, que viven en un mundo "desnumeralizado", paralelamente al nuestro "deshumanizado".  Abrumados por problemas, tentaciones, instintos, prejucios y miedos muy humanos. Con gran cantidad de humor e ironía, hace un retrato de la sociedad rodeándolo por un ambiente "métricodecimal" lleno de sarcasmos a lo "juanjoMillás" y aderezado con ilustraciones muy "ilustrativas" del genial Forges.  Apto para todos los públicos, aunque con lectura interlineal sólo para amantes de la autocrítica.

 

Durante un par de semanas, hemos estado leyéndolo en clase los cuentos con los chavales provocando sonrisas, interesantes debates e incluso un interesante libro-libre elaborado colectivamente.  Estos son algunos de los 23 relatos que lo integran.  Pertenecen a los 23 chavales de 6º de primaria que este año me acompañan:

"El 1 mandón" (por Alejandro): Un día de lluvia el uno se fue a casa de su amigo el tres.  Él era su mejor amigo pero… el uno quiso jugar al monopoly;  el tres insistió que sí, pero si al día siguiente eligiera él.  Llegó el día siguiente.  El uno eligió juego y el tres estaba muy disgustado puesto que él quería jugar al uno o al ¿quién es quién?

Por la noche, el uno dormía y en sus sueños se transformó en un 235, que le parecía un número muy penoso.  Así que se levantó y jugaron a lo que el tres quiso. Así, el uno dejó de ser un  mandón…

 

"El 8 Pinocho" (por Andrea): Había una vez un 8 que quería ser Pinocho.  Para ello, fue a la casa del número 4, porque ella tenía poderes mágicos.  Y allí, le dijo que quería ir a la casa de pinocho para ser como él. El 4 le advirtió que tenía que volver antes de las 12 y para ello tenía que decir: “casa”. El 8 fue a casa de Pinocho y consiguió ser él. Cuando volvió nadie quería estar con él, pues echaban de menos al 8. Con el tiempo decidió volver a ser el 8 de siempre.

 

"El 10 príncipe" (por Lucía) En una ciudad más lejana que la ciudad de los números vivía el príncipe 10.  El príncipe 10, era el que más mandaba por su padre el rey 100 se había ido a la guerra.

El 10 mandaba mucho y no le gustaba que nadie le superara en nada.  Pero había un uno mayor muy muy sabio.

El príncipe 10 le mandó encerrar.  Pero justo entonces sonó la puerta.

El príncipe 10 preguntó: -          ¿quién es?-.

En la puerta sonó una voz conocida.Abrieron y vieron que era el Rey 100.

¡Su ejército de números había ganado la guerra!

Así que el rey 100 salvó la vida al sabio y volvió a ocuparse de su trono.

 

"El 1" (por Javier U.):  El 1 era un número que siempre estaba descontento.  Sólo le preocupaba estar delante de los demás.Día tras día, el 1 siempre era el primero (1#), así que decidieron echarlo. El que ríe el último, ría mejor.

 

"El 100" (por Mario): Había una vez un 100 que se creía el mejor. Su problema era que vivía en un cuaderno de un niño de 6º de primaria. Siempre que un niño cogía el cuaderno y restaba o dividía corría que se las pelaba.  Pero la historia cambiaba al multiplicar o sumar; se hizo un número enorme. Pero un día, los demás números se cansaron. Lo ataron y lo dividieron hasta que se quedó convertido en el número que era desde el principio. Le enseñaron que en la vida hay que hacer cosas que gustan y otras que no.

 

"El + avaricioso" (por Lorién): El + estaba cansado de ser lo que era.  Una mañana, despertó y descubrió que los X se burlaban de él.  Él, triste, decidió ser un X.  Asistió a cirugía en la calle del Sistema métrico decimal.  Al salir, los X se quedaron mirando y un poco mosqueados dijeron:

-          Nos da igual, eres como nosotros.

-          Pues seré más que vosotros – dijo el nuevo X muy enfadado.

 Tuvo que irse muy lejos pero lo consiguió.  Lo transformaron en potencia.  Pero ya había más potencias. Y dijo:

-          ¡Yo quiero ser único!-

Finalmente lo transformaron en un número. Él aterrorizó al sistema métrico.  Se comía a todos. En un descuido, se comió a una familia de números negativos y se convirtió en un cero…

 

"El 8 borracho" (por Michelle): El 8, era un muchacho borracho, que quería ser un 2.

-Y ¿por qué? – le preguntó el 7

- Porque el 2 es el primer  par.  Son los ojos que tenemos, y las piernas también son 2.-

- Pero… ¡el 8 es más grande!- dijo el 7

- ¡Pues yo  quiero ser un 2! –

Se comió un menos (-)  y un 6, y por fin se hizo 2.

Después se tomó un vaso de vino y dijo entre risas: - Soy un 2 y no un 8 –

Llegó entonces otro 8 y dijo:

- ¿Borracho un 2? ¡Vaya muchacho!, Sólo los 8 son borrachos -  le dijo el 8 indignado

- Yo soy un 8 y no un 2, no te rías, que soy mayor que tú -.

- Pues irás a la cárcel por se un 2 borracho.

- Pero…- y se fue corriendo al parque para huir de él.

Se hizo una herida en las piernas y dijo:

-          Ojalá fuera un 8, por querer ser otro… me llevarán a la cárcel

Un 3 le dijo:

- No es malo ser 2.  Yo soy un 3 y sólo quiero ser feliz, da igual como seas si en la vida eres feliz -.

 

"El 10 Preumido" (por Alba D): Había una vez un 10 en España y se creía el mejor porque era el mayor.  Un día, vino de la India el número 100. Cuando el 100 lo vio, iba chuleándose como siempre y le dijo con pocas ganas porque ya era viejo:

-         ¿Por qué  molestas a los otros números si eres tan pequeño?

-          Sí, porque yo soy mayor que tú-.

-          Ah ¿sí?, ¿por qué?-

-          Si me invitas a un café te lo cuento.

El 10 lo invitó a un café y le explicó que había muchos, muchos, muchísimos números mayores que él.

Desde entonces, el 10 se sintió tan insignificante que ya dejó de ser presumido.

 

"El 50 tonto que quería ser listo" (por Ismael L.): Un día, un 50 un poco tonto quería ser un 99, porque era mucho más listo que él. Entonces decidió hacer una operación y ser un 99 para aparentar, pero se equivocó y se restó a otro 50.

- ¡Oh No! Me he equivocado- Exclamó.

Ahora era aún más tonto y no sabía qué hacer.

Llamó a todos los número para preguntarles cómo ser más listo, pero nadie supo qué hacer.  Así que por querer aparentar ser más listo, ahora era más tonto.

 

"El 1" (por Ana R): Un día, el 1 se hartó de que nadie le hiciera caso porque era el más bajo y sólo podía mandar al cero.  Al día siguiente le dijo al 9 que fuera con él a ver al mago más grande de todos los magos. El 1 le dijo al mago que convirtiera al 9 en 1 y a él en 9. Cuando volvió a la ciudad, les dijo a los números que le tenían que obedecer siempre. Al día siguiente empezó a dar órdenes y el 9 vivía como un Rey y los demás como siervos.

Al 9 no le importaba, pero al mago sí, y se dio cuenta de que los otros números no era felices. El mego le convirtió en 1. Los otros números lo trataban como él los había tratado a ellos. El mago le dijo al 1 que si no quería que le trataran mal, que él no debía tratar mal a nadie.

Ahora, el 1 solo manda de vez en cuando.

 

"El nueve que mueve" (por Iñaki O.): El número 9 no paraba de moverse nunca.  Siempre le decían que se iba a caer y a hacerse daño, pero él ni caso. Un día salió a la calle con su amigo el 0 e hicieron gamberradas, se encontraron con el 8 y se reían de él porque decían que hacía calor para llevar cinturón. La madre del 9 se enteró de todo lo que habían hecho y lo castigó y le enseñó la lección de que no se debía reír de nadie.  Nunca más lo volvió a hacer.

Todo el mundo es diferente y tiene sus defectos, por eso no hay nadie que pueda reírse de nadie, ya que también pueden reírse de ti.  Nadie es perfecto.

 

"El infinito que se creía más" (por Pablo B.): Un día, un infinito se fue al gimnasio, hizo pesas y dijo:

-          Soy el mejor en todo porque soy más grande-

Pero el 1 se cansó de oír decir eso, así que le dijo:

-          Si eres el mejor, vamos a hacer una caza de ratones, quien consiga un ratón y llegue a la meta, es el ganador-

-          Vale –Dijo el infinito

Se pusieron en la salido y empezó a cazar.  El infinito buscó por todas partes, mientras que el 1 salía de un agujero con un hermoso ratón y cruzó la meta.  El infinito dijo:

-          No vale, él es pequeño -.

El 1 le contestó:

  - Ves como no hay que ser grande para ser el mejor-.

 

Invito a que hagáis comentarios, así como que propongáis otras aventuras en que estos curiosos protagonistas matemáticos se vean envueltos.

De nuevo Septiembre

"Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y de nuevo, profesores y alumnos

a las aulas resignados volverán..."

 

Aquí estamos de nuevo, principio de curso y para mí, otra vez, principio de una nueva vida.  Este año más cerca de casa y con el lastre de una oposición, por suerte superada.

Durante el verano, debido al sopor del calor axifisiante que nos ha regalado Lorenzo este agosto histórico y la euforía del aprobado, he tenido este rincón apartado, aunque no olvidado.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun más hermosas,
sus flores se abrirán;
pero aquéllas, cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
ésas... ¡no volverán!



Siguiendo este poema maravilloso de Béquer que me acompañó en las primeras semanas del año pasado, cada año es diferente, y a pesar de que seguro  el presente resulta placentero, es imposible echar la vista atrás y acordarte de buenos momentos que se han vivido como primeros y por tanto como únicos. Un saludo para todos aquellos que quedaron atrás y otro fuerte para los que han llegado.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres